Volver al sitio

La Media Naranja...

Por eso no seremos nunca la pareja perfecta, la tarjeta postal, si no somos capaces de aceptar que sólo en la aritmética el dos nace del uno más el uno. (Julio Cortázar)

· relaciones amorosas,noviazgo,relaciones,parejas

Oh la media naranja!!...esa que anhelamos en la juventud. La que idealizamos viendo cuanta película romántica se atravesara, aquella perfecta donde la complicidad, las risas, la dulzura aparecen siempre eternas, siempre dadas, siempre presentes...

En nuestro ideal de pareja siempre buscamos ese prototipo, la persona que nos complementa en forma perfecta. Aquel par hombre o mujer que sea una fotocopia al carbón de lo que en algún momento fijamos en nuestros estándares como "el adecuado" o "la adecuada" para iniciar una relación y por que no...si la cosa marcha bien, pensar en dar el siguiente paso tan soñado como el Matrimonio.

De esa forma iniciamos el camino de nuestras relaciones, que en ocasiones se hace corto y esa pareja ideal pues llega en corto plazo...en otras ocasiones esa naranja se corta en mil fracciones hasta que llega el ideal y en otras pues se exprime la naranja y ese idóneo personaje nunca llega. Y es propicio adentrarme en mi visión de cada caso...

El primero y exitoso romance, puede tener que ver con esa pareja que ha entendido, que la naranja ideal se parte en dos partes iguales y cada una en su justo peso decide hacer un jugo pleno de liquido, dulce, equilibrado, es decir, aquella pareja que ha entendido que cada cual es una parte única y al unirse hacen un equipo compacto. Esa pareja que da en partes equilibradas la atención, el amor y la dedicación al otro. Esta pareja es rara, pero no imposible de encontrar...la vemos en esos dos que tienen recorriendo juntos gran parte de su vida y se notan equilibrados, comunicados, empaticos y amados, aunque bajo la premisa de que no existe una relación perfecta, logran salir a flote y continuar el camino. Son grandes compañeros en el viaje de la vida.

La segunda relación se constituye luego de una búsqueda incesante de la felicidad...son esa pareja que ha establecido relaciones diferentes, tratando de buscar en alguna de ellas ese prototipo perfecto!. Generalmente en esa búsqueda incesante se dan cuenta que el standard es elevado , y negociando sus expectativas logran construir una relación equilibrada. Digamos que es la relación promedio, la que mas conocemos, donde ambos tienen historias que recordar ... estas relaciones tienden a ser mas abiertas, mas practicas, ambos han entendido que una buena relación amerita trabajo conjunto, pero se sienten en libertad de tomar nuevos caminos si no funciona la formula. Aquí tenemos personas independientes, generalmente asumen de manera muy organizada sus finanzas personales y conjuntas, la planificación de la familia. Tienden a tener espacios de libertad para disfrutar sus hobbys juntos o separados, Estas relaciones pueden perdurar en el tiempo de igual manera que las anteriores, pero su forma de ver el matrimonio es diferente.

La tercera naranja...esa que se exprime y no logra una relación, la asocio a un carácter independiente, un espíritu libre dirían algunos poetas... y aquí hay múltiples razones...esa persona que tiene estándares por encima del promedio y al tener esos requisitos pues se aleja de la media de parejas posibles, se acostumbraron a su espacio individual, sin temor a estar solos y solo dan cabida en su vida a las relaciones ocasionales, sin compromiso y sin papeles...totalmente libres. Estas personas no necesitan de una pareja estable para sentirse plenos o felices...disfrutan su vida en pleno conocimiento de su libertad. Otra personalidad tiene que ver con ese ser inseguro, que se siente incapaz de compartir su vida con otro, que no da el primer paso para salir en búsqueda del amor sino por el contrario, lo espera sentado en el umbral... esta persona que ve pasar la vida, los años sin darse cuenta del tiempo transcurrido...

Entonces bien, existe realmente esa media naranja?...yo diría que no...que cada uno de nosotros debemos exprimir nuestro jugo, saborearlo, endulzarlo y sobre todo disfrutarlo, sin pensar volvernos la mitad de "alguien" en particular.

Somos seres individuales...así llegamos a este mundo y así nos iremos...cada uno con sus fortalezas, con sus miedos, con sus sueños... en esa conciencia de ser uno, lo mas saludable es coincidir con esa pareja que valore lo que eres en tu plenitud y que se sienta tan identificado que no sea un esfuerzo la convivencia.

La media naranja es un estereotipo que fue creado para atraer en las grandes historias de amor, perfectas en su totalidad...y nada reales.

La convivencia real va a depender en mucho de la amistad, la empatia, la comunicación entre pareja y sobre todo del perdón...

Así que exprime tu jugo, disfrútalo plenamente y solo mejoralo con el azúcar que te haga falta!!!

Paz y Bien!!

Todos los artículos
×

Ya está casi listo...

Te enviamos un correo. ¡Por favor haz clic en el enlace del correo para confirmar tu suscripción!

Aceptar